Logo Revista VisorLogo Revista Visor
Migrantes

By Laura S. Garcia

Pájaro migrante: Textos de Laura García.

En la frontera de Guatemala, se observa que existe un movimiento constante de migrantes centroamericanos teniendo la necesidad de buscar opciones de empleo y crecimiento para el beneficio actual de sus familias. A pesar de que el país enfrenta un sinfín de complicaciones, pasando de lo económico a lo político, vuelven a Guatemala, uno de los países con mayor violencia y corrupción, sumando a esto, la impunidad y la falta de inversión extranjera en estas tierras.

Por desgracia la violencia va en auge, según datos de 2016, hasta octubre del año pasado había 15 asesinatos al día. Esto significa que hasta esa fecha hubo más de 4.600 crímenes, esto se compara a conflictos armados pero sin la existencia de una guerra como tal. También la violencia hacia las mujeres y feminicidios es un tema preocupante, ya que entre 2 a 5 mujeres mueren diariamente, y las violaciones suman 22 víctimas al día.


“Detrás de la fotografía y el humo de tabaco” por Lena Briter – Revista Visor


Otro gran problema que marca a la sociedad guatemaltense es el analfabetismo, una parte de la población no sabe leer ni escribir, y esto ha repercutido en factores como la falta de empleo y la pobreza extrema, provocando así que las personas no puedan leer sus derechos como ciudadanos y a su vez, poder denunciar las irregularidades que viven día con día, después de todo, el analfabetismo es una oportunidad para el campo de la corrupción, opresión y desigualdad.

Muchos niños y adolescentes deciden migrar al norte en busca de oportunidades, como es el caso de José “el niño bolerito”, que a pesar de no saber leer y escribir, con tan sólo 15 años se encuentra en un país diferente. Desafortunadamente estas situaciones no sólo causan preocupación, si no que cobran vidas, siendo el caso de los padres de José, que junto con sus siete hermanos salen a trabajar para poder pagar los estudios de al menos uno de ellos.  Y debido a la cercanía con México, muchos de ellos se quedan en la frontera y estados colindantes, mientras que otros deciden ir a emprender el camino hacía el llamado “sueño americano”.

Así como José, cientos de pequeños sufren las consecuencias de personas que no han volteado a ver las necesidades de la población, donde estos males también desembocan en otras problemáticas como: desnutrición, tráfico de drogas, falta de oportunidades, explotación minera, etc. Truncando la infancia y el desarrollo estable de cada uno de ellos; donde su seguridad e integridad se ve afectada.

Sin embargo, ellos mantienen una chispa inigualable, que marcan los corazones de quienes logran encontrárseles en el camino y compartir un día soleado en una tarde común; un refresco y una plática pueden abrir un panorama diferente de la realidad, hacernos pensar en el arduo trabajo que falta por hacer y aportar para que esta situación mejore, en todos los aspectos, por cada rincón del mundo.  Comprobando que “…con su breve visita, los pájaros migrantes aún pueden hacer del mundo un nido habitable”.


Autor: Andrea Abarca
Titulo de la obra: Pájaro migrante
Categoría: Documental/Periodismo
País: México/Tuxtla Chico, Chiapas
Correo electrónico: andrea.abarca91@gmail.com
Pagina webhttp://www.instagram.com/andreabarcao


Descripción de la obra: Recién conocí a José (15 años), un bolerito guatemalteco que vislumbré a lo lejos mientras lustraba unos zapatos. Me acerqué a él y le dije que pasara a mi casa porque le tenía un trabajo. Transcurrió media hora y escuché que alguien llamaba a mi puerta. Salí y le dije que requería de sus destrezas en el calzado, pero algo sucedió. No sé cómo nos desviamos del tema y empezó a relatarme su vida. Parecíamos grandes amigos. Le ofrecí un vaso de refresco y la conversación se extendió hasta por casi una hora. Entre la conversación, bajo el ardor del sol de medio día, me confesó apenado que no sabía leer ni escribir, pero sabe que debe trabajar para que al menos uno de sus siete hermanos vaya a la escuela, pues ni su padre ni su madre viven, y él, junto a su familia, se mudaron a Talismán, la frontera de México con Guatemala, en busca de empleo. Sin embargo, después de haberme revelado su tristeza, terminó por dar el último sorbo a su bebida y le pregunté si le podía tomar algunas fotos. José asintió con la cabeza. No era este el objetivo de mi encuentro, sino todo lo contrario. Cualquier acción destinada a este choque de complementos, estaba condenada a un inesperado encuentro. Luego de haber capturado partes de su esencia, se marchó con la fragilidad de las cenizas, pero no contaba con que al otro día, José regresaría a mi casa para decirme que sus hermanos lo regañaron por haberse dejado fotografiar, con el miedo a que yo lo secuestrara; ambos reímos, pero lo que no sabe él y su familia, es que él me raptó desde antes, porque comprobé que con su breve visita, los pájaros migrantes aún pueden hacer del mundo un nido habitable.

Victor M - Sobre cuentos y otras historias

By Emmanuel Chávez

El tiovivo de la vida. Textos de Emmanuel Chávez

Si bien es cierto que para conocernos y entendernos debemos escribir al día algo en un papel, saber qué sucede con nuestros pensamientos, conocer nuestro interior y poder alimentarnos o ayudarnos.

La fotografía también es escritura -con luz-, también es arte y nos expresa aquello interno que queremos dar a conocer (o no) afuera de nosotros mismos, de nuestro intelecto, de nuestro inconsciente. Víctor es consciente de ello y su trabajo claramente lo expresa.

“A veces es necesario hacer fotografías para vaciarnos por dentro. Hacer imágenes donde volcar un manantial de emociones que si nos habitan pueden destruirnos”

Del solemne e imponente mar abierto, del movimiento acuoso transparente se plasma un azul que conjunta al cielo con el agua. Concibiendo un anhelo que resurge del centro, contra un cálido de un brazo emergente como un anfibio que danza del mar al cielo; pero éste brota sosteniendo con fuerza los recuerdos que almacena el tiovivo; reflejando la incertidumbre de las prioridades recordándonos el gusto de la calesita en ánuestras vidas; dejando fluir el rojo vertiginoso del poder y realeza de la vida, de la fuerza y velocidad; de la belleza y mortandad, al domarla y agazaparla por el viento eterno de nuestras cortas e insignificantes vidas.

Claramente la imagen se carga de ese valor y concepción, pero plasma y relata el cuento de la vida misma en una toma.

“Mis fotografías hablan de todos los abrazos que no dimos y de aquellos que dimos pero que se tragaron las sábanas. Un canto a la soledad, al adiós de los cuerpos y a esa necesidad que tiene el ser humano de sentirse de sentirse vivo, lejos del insomnio que nos muerde día a día las pupilas”

Conoce más de su trabajo en Flickr


Autor: Victor M. Gente Bastarda

Título de la obra: Sobre cuentos y otras historias.

Categoría: Conceptual

País: España

Correo electrónico: gentebastarda@gmail.com

Página web: gentebastarda.com

Cañon del maiz

By Laura S. Garcia

¡Que bonito es Chihuahua! Textos de Laura García.

Dentro del territorio mexicano entre los 31 estados, se encuentra Chihuahua, el llamado “estado grande”. Aunque no se sabe con exactitud cuál es el origen de su nombre, se dice que proviene de las lenguas náhuatl y rarámuri, que puede traducirse como “lugar donde se juntan las aguas de los ríos” o “lugar de fábricas”, pero aún no se tiene certeza del significado. Se ubica al noreste del país, colindando con Estados Unidos, se encuentra uno de los lugares más bellos y ricos en biodiversidad, historia y cultura.

Se dice que los primeros vestigios de vida en la zona, datan del año 2000 a.C., ya que se han encontrado puntas de flechas y asentamientos de agricultura de terrazas, donde se ha investigado que fueron los inicios de la domesticación del maíz y posteriormente de la calabaza.

Para el año 1300, en la época precolombina, muchas culturas se fueron desarrollando en ese territorio, marcado por la presencia de las Montañas Rocosas y la Sierra Madre Occidental, donde llegaron a refugiarse las culturas que provenían del norte como los Anasazi y Mogollón, dejando  muestras de vida en el estado, como  en Cuarenta Casas y Paquimé; Las cuales han ido evolucionando algunas culturas que hoy en día conocemos como los Tarahumaras y Rarámuris; también etnias como los pimas y yaquis.

Chihuahua tiene una exquisita variedad de platillos y comida regional, ya que su necesidad de adaptación a los extremos climas que poseen, se vieron en la necesidad de preservar los alimentos,  deshidratándolos, como los granos, los vegetales, las frutas e incluso carnes. Dentro de sus platillos se encuentra la machaca a la mexicana, la tradicional carne asada al carbón, trucha arco iris al cilantro y el famosísimo “burrito”, entre otros.

Cañon del maíz

Uno de los cientos de paisajes que se encuentran, en Sainápuchi (“punto de vigía apache”, dicho en lengua Rarámuri) se encuentra un emblemático lugar de la cultura chihuahuense, donde se dice que los apaches llegaban a esconderse en el Cañón de Sainápuchi, hoy en día es mejor conocido como el “Cañon del maíz”, donde la roca es plenamente volcánica, es atractiva por sus irregularidades y diversos tamaños, las cuales forman toda la extensión del cañón. En su flora, la mayoría está constituida por xerófilas, herbáceas, algunas especies de agaves, yucas y cactáceas. En su fauna, se pueden hallar felinos como el puma, el gato montés; algunos coyotes, aves migratorias y osos negros.

En Chihuahua, también se encuentra el emblemático tren llamado “El Chepe”, que recorre toda la Sierra Tarahumara, esta ruta es considerada como una de las obras maestras de la Ingeniería Mexicana, con sus 37 espectaculares puentes y 86 impresionantes túneles, es donde se conjugan los rasgos más importantes de la historia y el folklore de la cultura Tarahumara, las Barrancas del Cobre, o Copper Canyon, como es conocido internacionalmente. Experiencia que todo ecoturista necesita experimentar.
Sin duda alguna, el estado ofrece un sinfín de momentos inolvidables, con lugareños narrándote la historia, las raíces de cada pueblo y cultura que llegó a atravesar esos territorios, experiencias diferentes y grandes deleites para el ojo humano. Tantos paisajes que nuestra mente y lógica no pueden explicar, lugares mágicos que marcan nuestra estadía por los recorridos de país a país, y que por ningún motivo se podrán repetir.


Nombre: Noel Jesús Molina Parra

Correo: noel.molina@bocar.com

Nombre de la obra: Qué bonito es Chihuahua

Categoría: Paisaje/Naturaleza

Ciudad/Ciudad: México/Chihuahua

Pagina: N/A

Descripción:

Esta foto la tomé en uno de mis muchos fotopaseos que me gusta realizar cada fin de semana mientras tengo oportunidad. Me asombra la variedad de cultura y de paisajes que podemos encontrar en México, yo soy del estado Grande y me encanta pasearme por él y conocer sus lugares y gente. En esta ocasión me tocó captar esta foto en el Cañón del Maíz, ubicado junto al pequeño pueblito de Sainapuchi, en ese momento se encontraba en el lugar una familia, de repente uno de los niños se puso a jugar en la cortina de la presa en el que me encontraba tomando la foto.

Cancer de mama

By Laura S. Garcia

“Mamma Mia!”: El cáncer de mama visto desde el ojo de una fotógrafa.

“Hace cinco años, en pleno tratamiento de quimioterapia, una amiga me propuso hacer una sesión fotográfica. Al principio dudé, pero fue algo que me dio mucha fuerza. A pesar de la imagen que reflejaban los espejos -que siempre evitaba-, vi que podía encarar la realidad sin miedo. Me sentí bonita. Estaba bonita”.

Alex F. Romero, fotógrafa apasionada que vivió en carne propia el cáncer de mama, ahora vive para motivar a otras mujeres basándose en su experiencia, con su proyecto de fotografía llamado “MAMMA MÍA!”. En él plantea su creencia de que los retratos tienen una especie de “efecto curativo” que saca a relucir la feminidad innata cuando ha permanecido escondida y ajena a la mujer.

Es importante dejar a un lado el drama que provocan estas situaciones a los ojos de la sociedad en general, ese al que cada una de las mujeres con cáncer de mama debe ver cara a cara todos los días y que lejos de ayudar las llena de pesadumbre, angustia, pesimismo, baja autoestima. Es un hecho que es una enfermedad grave y de cuidado, que necesita de la atención necesaria para poder ocuparnos de disminuir cifras ¿pero qué sucedería si cada una de ellas tuviera la oportunidad de obtener otro tipo de apoyo? Uno que alimente el alma, que les regale un respiro para poder visualizarse de un modo diferente, ya sea como personas productivas y creativas, atractivas y felices, hermosas o sensuales; un apoyo que les recuerde que, como cualquier otra mujer, tienen la libertad de sentirse ellas mismas, de encontrarse o reencontrarse con la esencia y la dicha de ser mujer.

Puede parecernos complicado ya que esta enfermedad no sólo les arrebata energía, momentos en familia, horas de sueño, bienestar; también hace necesario el quitarles una parte física que es vista como atractivo femenino fundamental. Y es justamente aquí donde Alex ha decidido actuar al impregnar sus fotografías de realidad; mostrando a mujeres y hombres radiantes, que emanan tranquilidad y vivacidad, porque sí, se han enfrentado al cáncer y a pesar de ello pueden brillar como la más hermosa estrella regalando ánimos a todos aquellos que se encuentren en la misma situación y dándonos una lección de vida.

Hay estudios que demuestran que una de cada ocho mujeres es propensa a desarrollar cáncer de mama, es decir, que el 12 % de la población femenina actual en el mundo va a presentar esta enfermedad. Cada año se reportan un millón de nuevos casos, de los cuales aproximadamente la mitad ocurren en los países desarrollados y es en estos donde se registran la mayoría de las muertes por esta causa. Cada vez se reportan nuevos casos y la tasa de mortalidad va en aumento. Es importante mencionar que este tipo de cáncer no discrimina género ni edad.
Se han estudiado varios factores que provocan que se desarrolle dicho gen hereditario, que probablemente sea el subir y bajar muy rápido de peso, la alimentación, falta de ejercicio y un estilo de vida poco saludable; en otras investigaciones se menciona que ciertos tipos de medicamentos influyen en el desarrollo de tejidos cancerígenos.
“Se habla mucho sobre las causas del cáncer sin poder aún establecer cuáles son estas. No existe una sola y única causa, sino un grupo de factores cuyos efectos actúan sinérgicamente y predisponen al cáncer en el hombre.

 

Como en cualquier enfermedad, la detección temprana hace la diferencia, pudiendo así prevenir que el tumor crezca y se disperse en el organismo. Su diagnóstico temprano se puede dar con ayuda de la palpación permitiendo que la mujer o el hombre lo noten. Sentir una diferencia del resto del tejido mamario de consistencia dura es señal de alarma, habiendo o no dolor al tacto. Existen otros factores que pueden revelar si algo está sucediendo en tu organismo como:

  • Deformidad de la mama.
  • Piel de la mama rugosa, con apariencia de “cáscara de una naranja”.
  • Secreción mamaria, sobre todo si contiene sangre.
  • Hundimiento del pezón

Es importante asistir al médico con recurrencia y conocer nuestro cuerpo. No tengas miedo a tocarte y reconocerte, esto puede marcar la diferencia.

Como este proyecto de fotografía, existen miles que apoyan a mujeres que tienen escrita esta experiencia en sus vidas. Y siguiendo estos principios, hacemos un llamado de atención a aquellos que estigmatizan a las personas con cáncer, para que todos veamos más allá y escuchemos sus historias, porque puede que necesiten un empujón de actitud positiva y sobre todo de nuestra empatía, para así llenarse de valentía y fuerza.

 


NOMBRE: ALEJANDRA FERNÁNDEZ ROMERO (Nombre artístico: Alex F. Romero)

CORREO ELECTRÓNICO: sandrafernandezromero@gmail.com

TÍTULO DE LA OBRA: Mama Mía!

CATEGORÍA: DOCUMENTAL

PAÍS: ESPAÑA

CIUDAD: A CORUÑA

By Emmanuel Chávez

Un día más en Boyacá.

Si conocemos a Colombia sabemos que es un país atravesado por la cordillera de los Andes y la llanura amazónica, es el único país de América del Sur con costas sobre los océanos Atlántico y Pacífico. Con una economía emergente; caracterizado por sembrar caña de azúcar, café, flores, así es como Cristian representa en su imagen “Un día más” en Boyacá, Colombia.

Los campesinos, que trabajan mientras esperan el referendo, son impregnados por un ambiente de niebla; inclinados al arado del campo, esperando la soberanía alimentaría para modificar la Constitución que protegerá la producción agrícola nacional; trabajo dignificado.

Una imagen de gran alcance periodístico Documental, con una técnica de blanco y negro que representa la soberanía y al mismo tiempo la sumersión y pobreza de los campesinos que en la imagen aran el campo, perla ser la superficie oblicua da carácter de representación de escala, hombre que han subido a la cima sublevados pero con instrumentos, que se han construido y consolidado por la agricultura; así, en la cima hay un gran árbol que representa a Colombia, un árbol que ha crecido por el trabajo de los campesinos, pero no es muy fuerte ni alto y pareciera quizá que está por caer, mientras los agricultores suben y trabajan para llegar a él.

Cristian Leopoldo Garavito es un fotoreportero gráfico colombiano que se ha desarrollado en distintos medios de comunicación y que, a partir del año 2014 se desempeña en el diario El Espectador. Asimismo en uno de los elegidos (con esta imagen) para ser expuesto en el Festival de Fotografía Internacional en León (FFIEL), como en la próxima exposición de Revista Visor México.

Conoce más de su trabajo en http://cristiangaravitofoto.wix.com/cristian-cruz


Autor: Cristian Leopoldo Garavito Cruz

Título de la obra: Un día más.

Categoría: Documental/Periodismo

País: Bogotá – Colombia

Correo electrónico: cgc.foto@gmail.com

Pagina web: http://cristiangaravitofoto.wix.com/cristian-cruz

Descripción de la obra: Campesinos de Boyacá – Colombia. Trabajan  mientras esperan el Referendo por la soberanía alimentaria se espera modificar la Constitución para proteger la producción agrícola nacional, que les permitiría trabajar dignamente.

Salar, Bolivia por Antonio Fenix

By lenabriter

“Detrás de la fotografía y la vida” por Lena Briter

Desde que era un niño había tenido sueños extraños donde los mensajes cifrados merecían una búsqueda exhaustiva de interpretación de mi parte. Recuerdo que en ocasiones me sentaba por un par de horas a buscar posibles significados en algunos libros y mi abuela se acercaba despacio, me servía la leche, la comida, el postre y aperitivos porque conocía bien mi afán de no levantarme de aquella silla si no era hasta obtener una respuesta aproximada a lo que sentía.

Cuando tenía que explicar a las personas mis sueños, un gesto de falso asombro les asomaba el rostro y al mirar su expresión tenía que terminar con un “Olvídalo, no importa” Tal vez nunca nadie entendió en cierto modo lo que me pasaba o el por qué me obsesionaba tanto el tipo de mensajes secretos que para mí eran el significado de la vida o al menos eso que yo creía. No fue hasta que adulto y perdiendo un poco de la rutina de interpretar mis sueños, hice un viaje con mi padre y mis tres hermanos. Montamos la camioneta un sábado por la noche y partimos en un viaje inesperado que según él iba a cambiarnos la percepción del mundo. Recuerdo haberme burlado por la exagerada emoción que él le había puesto. Yo estaba cansado de buscarle significado a todo ya que mi sentido de “percepción” me había causado incomprensión con algunas personas e insatisfacción al no poder llegar a ningún lado en concreto. Aquel día le alegué a mi padre que tenía tantos compromisos por asumir al día siguiente que no tenía mucho tiempo para “explorar”. Su sonrisa era un poco amarga pero no dejaba de sorprenderme aquella mirada con la que desde siempre permaneció a mi lado y me reprochaba o me agradecía. Fue difícil decir que no y mis hermanos un poco fastidiados por la insistente propuesta de nuestro viejo, habían aceptado sin menos esfuerzo que yo, al menos.

Llegamos al amanecer a un lugar fuera de la nada y mientras que con los ojos semi abiertos debido al cansancio y un poco desconcertados le preguntamos a nuestro padre el lugar en el que nos encontrábamos. Él detuvo el auto en seco a mitad del lugar y nos dio una rápida vista a todos: -¿En qué momento se van a decidir a caminar?

Después de esto él se bajó del auto y comenzó a caminar despacio, fue hasta entonces que todos nos miramos con expresión dudosa y bajamos, me estiré un poco y troné los nudillos. Fue hasta después de un rápido bostezo que pude apreciar el lugar en donde estábamos. Había tanta luz que mis párpados permanecieron cerrados por segundos eternos y cuando por fin la percepción del espacio fue aclarándose ante mis ojos un suspiro me salió junto con una gota de asombro en el rostro cansado. Aquel lugar parecía sacado de un libro de magia, de un sueño, como los que tenía cuando era niño. Tal vez di un par de pasos sin saberlo hasta que uno de mis hermanos golpeó mi hombro suavemente “Creo que ha valido la pena ¿no?” Y me sonrió.

Los vi adelantarse hacia mi padre mientras yo quedaba pasmado ante la escena y como un recuerdo que golpea tu mente con sensaciones y estremecimiento me tallé los ojos despacio y todo volvía a mí. Fragmentos de sueños de la infancia se agrupaban en mi pensamiento como una película y todo se volvía claro, cada pista, cada sensación y cada búsqueda. Todo estaba ahí formando un sentido y al final terminó con la sonrisa que mi padre nos había dado unos momentos atrás. Parpadeé de angustia ¿Qué era este sentimiento? Fui al maletero a buscar entre mis cosas con una desesperación que me sorprendió, saqué la cámara que me había acompañado desde hace un tiempo ya que llegué a la conclusión de que si no podía encontrar un significado en mis sueños, lo iba a buscar en la fotografía. Así fue como corrí lo más lejos que pude de donde estaban todos. Creo que por un momento me miraron perplejos ¿Qué estaba haciendo? ¿A dónde iba? Y al alejarme por completo, pude visualizar la escena perfecta y como portada de aquella película mental mi corazón se detuvo y con pulso apenas en mis muñecas, sostuve la cámara e hice la toma. La miré por eternos instantes hasta que una sonrisa y tal vez una lágrima escapaba y se deslizaba por mi mejilla, sobre mi piel consumida en estrés y tiempo.

Corrí de vuelta a donde todos estaban y rieron conmigo, no quería mostrarles la fotografía ahora,  parecían pacíficos, nadie había pronunciado ninguna palabra y temía arruinar esa quietud. Mientras caminábamos mi padre se quedó metros atrás de pie observando una de las montañas. No supe exactamente por qué pero le abracé con fuerza y  le dije con una sonrisa:

-¿En qué momento tú decidiste caminar?

A lo que él respondió: En el momento en el que quise comenzar a vivir.

No me percaté cuando unas lágrimas cayeron por mi mejilla, pero sabía que mi padre sabía por qué estábamos ahí, tal vez él ya había descifrado mis sueños mucho antes que yo y de alguna forma volvió a mostrarme el camino que siempre había buscado.

Aquella noche al volver a casa mi padre no volvió a despertar, pero su lección me había quedado guardada para siempre. Nunca entendí si las visiones de niño habían previsto que aquel día iba a ser el más feliz y a la vez el más triste, pero a partir de ese momento, estaba seguro que lo que quería era caminar para vivir.


Ricardo Antonio Navarro Félix se presenta con su proyecto RN Fotografía que nace en la ciudad de La Paz, Baja California Sur; en el año 2012, para después establecerse en la ciudad de Xalapa, Veracruz, desde el año 2014. Ha tenido la fortuna de documentar diversos eventos de la escena cultural de ambas ciudades, enfocándose principalmente en las artes escénicas. Durante el año 2015, en el transcurso de un viaje al rededor de algunos países sudamericanos tuvo la oportunidad de trabajar para negocios realizando fotografía publicitaria, a la vez que documentaba la mágica experiencia, entre ellas Salar de Uyuni en Bolivia.

By Erik Favela

Fernando Muñoz “El Cholo” por Fabricio Atilano Ochoa

Conocí a Fernando Muñoz “El cholo”, un veracruzano deportado de Estados Unidos que pasó ocho años en prisión por ser “ilegal”. Durante dos años vivió el sueño americano trabajando en la construcción, ganaba aproximadamente 800 dólares a la semana -pero como llegan se van-me comentó; ya que gastaba gran parte de su dinero en fiestas de “máxima elegancia”.

Por azares del destino llegó a Guadalajara y se refugia en una casa abandonada en el centro histórico; buscando regresar a su tierra natal para ver a su madre. Lo que me gustó mucho de él fue su expresión al referirse como“máxima elegancia” cuando algo le agradaba en demasía.

Conocemos la realidad tan difícil que muchos de nuestros hermanos mexicanos tienen que padecer al tener escasez  de empleo y muy poca ayuda por el gobierno, los cuales parten hacia una larga búsqueda por una estabilidad económica para ellos y su familia decidiendo alejarse de su tierra natal a un país totalmente desconocido en el cual abunda una problemática racial y social como lo es en Estados Unidos.

Esta fotografía representa el cansancio y esfuerzo por esa gente que además de realizar trabajos arduos y forzados vive escondida de la autoridad con miedo de ser deportados.

Agradecemos a Fabricio Atilano Ochoa por su trabajo
Web: http://thefabro.tumblr.com
Red social: https://www.instagram.com/fabro26/

Migrantes
Pájaro migrante: Textos de Laura García.
Victor M - Sobre cuentos y otras historias
El tiovivo de la vida. Textos de Emmanuel Chávez
Cañon del maiz
¡Que bonito es Chihuahua! Textos de Laura García.
Cancer de mama
“Mamma Mia!”: El cáncer de mama visto desde el ojo de una fotógrafa.
Un día más en Boyacá.
Salar, Bolivia por Antonio Fenix
“Detrás de la fotografía y la vida” por Lena Briter
Fernando Muñoz “El Cholo” por Fabricio Atilano Ochoa