Back

“Detrás de la fotografía y la ausencia” por Lena Briter

lena briter

iPod Touch 3 mm 1/24s ISO 64

Abrí aquel libro que tanto me gustaba leerte. Y entre susurros como si estuvieras ahí a un lado mío citaba esa líneas que tanto disfrutabas, imaginando la cercanía y el como mi aliento recorría las fibras más sensibles de tu oído y te estremecías como árbol con el frío y sólo ahí me sentía contenta aunque sea por un segundo antes de recordarte lejano y ausente, quizás ésta vez para siempre.

Me dolió la cabeza de la tortura de recordar tu voz al decir: continúa.

Pero estaba segura que en alguna parte del universo mis pensamientos que te evocaban cruzarían por tu ventana o tocarían la puerta y te acordarías de mí al mirar una estrella, mientras las sábanas recorrieran tu cuerpo antes de dormir y que tu último parpadeo del día fuese dirigido a una imagen vaga de tu memoria mientras yo sonreía.
Me fumé un cigarrillo antes de acostarme y mientras miraba por la ventana al vaivén de un árbol ostentoso pensé en tu manera de ser y en lo difícil de tu carácter cuando algo te molestaba. Apreté los dientes con fuerza en un momento fugaz de arrebato y continúe con la danza nocturna. Me posé a un costado de la cama, tomé el teléfono e intenté llamarte. El sonido permanente del teléfono molestó mi oído y colgué. No podía acostumbrarme a un tono de llamada mientras lo que en realidad quería escuchar era el tono de tu voz mientras me hablabas de vos.
Tiré mis zapatos a un costado y me tumbé en la cama mirando al techo. Todo era tan absolutamente blanco que me absorbía una iluminación que me hacía sentir tan diminuta, tan expuesta, tan sin ropa y tan desnuda de ideas, de pensamientos. Débil hasta los huesos de tanta desaparición y tantos insensibles momentos.
Me envolví en la sábana y abracé mi almohada con una desesperación que se volvió abrupta hasta que las lágrimas secas comenzaron a arder en mis ojos y los cerré con tal fuerza que nada pudiese perturbar más mi rostro impávido. Quiero descansar ésta noche, me repetí con tanta fuerza que los músculos en mí se relajaron y con los pies a tientas descubrí una parte delgada y suave de la tela que me acariciaba, me abrazaba.
De repente me sentí tan envuelta en una atmósfera tan única que recordé los pasos de mi ciclo nocturno de pensarte y el libro favorito quedó a un lado con las palabras boca abajo, siendo ahogadas como la necesidad de querer tenerte y saberte perdido para siempre. Lo entendí hasta ese momento, eras parte de la brisa que me estremecía el cuerpo y recorría la habitación como si fuera suya, como si la conociera mirándome desde lo alto, adulándome por momentos para después desvanecerse entre el choque con los árboles y perderse para siempre como tus ojos de mis ojos.

Y para soñar, tan sólo me bastó olvidarme de ti, aunque sea por ésta noche.

 

  • Fotografía por: Eddy González.
  • Instagram.
  • Facebook.
  • “Hablar de Eddy es remontarte a lo más loco que jamás se te haya podido ocurrir. El trabajo de éste gran fotógrafo te lleva a conocer lo más extraordinario de la realidad vista desde su lente y de un momento a otro poder mirar lo que dentro de uno mismo sucede al sentirte conectado con alguna de sus tomas. Toques mágicos, retratos, paisajes y calles, todas sus fotografías con historias detrás que te erizan la piel. Nadie puede pasar por desapercibido a una persona como Eddy, recomiendo seguir su trabajo si gustan de transportarse a otros mundos desde un parpádeo al mirar sus fotografías. Personalmente, al colaborar en sus proyectos siempre descubres una parte de ti mismo que no conocías y que sólo él logra captar.”

 


 

¿Quieres que Lena Briter escriba de tu fotografía? Enviala con una descripción y datos EXIF a lenabriter@revistavisor.com.mx

About the Author /

Creadora de historias y sonrisas, modelo ocasional de mis propias visiones. Adicta a los videojuegos. Mujer de viento y letras de mar.

Post a Comment