Logo revista visorLogo revista visor

by lenabriter

vomen

Me desnudé de intenciones sin sentido, como buscando luces del otro lado del río mientras me sostenía a la espera absurda de una respuesta del otro lado como si me conocieran, como si les interesasen mis plegarias a media noche y las lágrimas de azúcar que me resbalaban por el rostro y me endulzaban el té. A base de abrazos invisibles me mantuve abrigada cada día, esperando inmóvil a veces por horas el momento exacto en el que alguien vendría a sacarme del encierro y me llevaría volando sobre el agua con aquellas luces pintando nuestro reflejo y que las estrellas fuesen testigos de tantos besos que ahora me imagino pero que no son ciertos.

Intento disimular el hecho de encontrarme de pie cazando esperanzas, buscando un amor que cruce el agua, la tormenta y la tierra entre montones de espinas de rosas regadas por el pasto verde de la entrada. Danzaba alrededor de una valla de madera envuelta en hierba mala y gusanitos que serían mariposas muy pronto, así que en realidad lo que sentía era celos de sus alas y sus colores en forma de simetrías perfectas que las envolvía en cada soplo de aire que las elevaba. Por mi parte yo las observaba y atinaba a cerrar los ojos para después sentir la lluvia sobre mi rostro y seguir sonriendo, imaginando el momento en el que con alas abiertas y sueños más grandes recorrería el lecho de hierbas y el río sobre las piedras mientras el agua me salpicara las alas.

Y en realidad todo se resume en un suave balanceo de hojas sobre mi cuerpo que reposan en mis hombros y me susurran los cuentos que hay del otro lado “No hay sueños imposibles” decían. Me contaban acerca de las “otras personas” esas que del otro lado se escuchaban sus risas, el lugar o el paraíso de los que no tenían miedo a conseguir lo que buscaban. Y yo como una ciega y tonta tropezando con mis pies y con la falda sin poder hacer nada. Así que la emoción de la esperanza la guardaba como un tesoro sobre el pecho y cuando llegaba el atardecer yo lo abrazaba y desnuda contemplaba el silencio del sol morir al día, esperando volver al siguiente, lleno de luz, lleno de cálidos rayos que envolvían el rostro de los felices y los desdichados, porque también buscaba que todos fuésemos así de radiantes e intensos y firmes, creía.

Intenté tantas veces mandar mensajes ocultos en las hojas del viento hacia el otro lado, pero de un momento a otro había lluvia, huracanes o tempestades que distorsionaban mis verdaderas intenciones. No podía transmitir un mensaje verdadero y en cambio sólo podía contemplar con desdicha la insatisfacción inscrita en mi frente y en la planta de mis pies, y yo sólo quería dar los pasos necesarios para hacerme amiga del sol o compañera de las mariposas en invierno. Porque ahora simplemente era una mujer envuelta en sus propios sueños, vestida de esperanzas y un par de miedos.


Autor: Ylan Derech Samara, ilanderech@gmail.com

¿Quieres que Lena britter escriba de tu fotografía? Contáctala en lenabriter@revistavisor.com.mx

Suscríbete a Revista Visor
Recibe las últimas noticias, fotógrafos destacados y próximos eventos y concursos directamente a tu correo electrónico. ¡También recibe descuentos y premios!
Nosotros odiamos el Spam, tu correo no será compartido.
lenabriter
About lenabriter
Creadora de historias y sonrisas, modelo ocasional de mis propias visiones. Adicta a los videojuegos. Mujer de viento y letras de mar.

No Comments

Deja un comentario

“Detrás de la fotografía y la esperanza” por Lena Briter