Logo revista visorLogo revista visor
Salar, Bolivia por Antonio Fenix

by lenabriter

Salar de Uyuni - Bolivia (2015)©

Salar de Uyuni – Bolivia (2015)© Ricardo Antonio Navarro Félix

Desde que era un niño había tenido sueños extraños donde los mensajes cifrados merecían una búsqueda exhaustiva de interpretación de mi parte. Recuerdo que en ocasiones me sentaba por un par de horas a buscar posibles significados en algunos libros y mi abuela se acercaba despacio, me servía la leche, la comida, el postre y aperitivos porque conocía bien mi afán de no levantarme de aquella silla si no era hasta obtener una respuesta aproximada a lo que sentía.

Cuando tenía que explicar a las personas mis sueños, un gesto de falso asombro les asomaba el rostro y al mirar su expresión tenía que terminar con un “Olvídalo, no importa” Tal vez nunca nadie entendió en cierto modo lo que me pasaba o el por qué me obsesionaba tanto el tipo de mensajes secretos que para mí eran el significado de la vida o al menos eso que yo creía. No fue hasta que adulto y perdiendo un poco de la rutina de interpretar mis sueños, hice un viaje con mi padre y mis tres hermanos. Montamos la camioneta un sábado por la noche y partimos en un viaje inesperado que según él iba a cambiarnos la percepción del mundo. Recuerdo haberme burlado por la exagerada emoción que él le había puesto. Yo estaba cansado de buscarle significado a todo ya que mi sentido de “percepción” me había causado incomprensión con algunas personas e insatisfacción al no poder llegar a ningún lado en concreto. Aquel día le alegué a mi padre que tenía tantos compromisos por asumir al día siguiente que no tenía mucho tiempo para “explorar”. Su sonrisa era un poco amarga pero no dejaba de sorprenderme aquella mirada con la que desde siempre permaneció a mi lado y me reprochaba o me agradecía. Fue difícil decir que no y mis hermanos un poco fastidiados por la insistente propuesta de nuestro viejo, habían aceptado sin menos esfuerzo que yo, al menos.

Llegamos al amanecer a un lugar fuera de la nada y mientras que con los ojos semi abiertos debido al cansancio y un poco desconcertados le preguntamos a nuestro padre el lugar en el que nos encontrábamos. Él detuvo el auto en seco a mitad del lugar y nos dio una rápida vista a todos: -¿En qué momento se van a decidir a caminar?

Después de esto él se bajó del auto y comenzó a caminar despacio, fue hasta entonces que todos nos miramos con expresión dudosa y bajamos, me estiré un poco y troné los nudillos. Fue hasta después de un rápido bostezo que pude apreciar el lugar en donde estábamos. Había tanta luz que mis párpados permanecieron cerrados por segundos eternos y cuando por fin la percepción del espacio fue aclarándose ante mis ojos un suspiro me salió junto con una gota de asombro en el rostro cansado. Aquel lugar parecía sacado de un libro de magia, de un sueño, como los que tenía cuando era niño. Tal vez di un par de pasos sin saberlo hasta que uno de mis hermanos golpeó mi hombro suavemente “Creo que ha valido la pena ¿no?” Y me sonrió.

Los vi adelantarse hacia mi padre mientras yo quedaba pasmado ante la escena y como un recuerdo que golpea tu mente con sensaciones y estremecimiento me tallé los ojos despacio y todo volvía a mí. Fragmentos de sueños de la infancia se agrupaban en mi pensamiento como una película y todo se volvía claro, cada pista, cada sensación y cada búsqueda. Todo estaba ahí formando un sentido y al final terminó con la sonrisa que mi padre nos había dado unos momentos atrás. Parpadeé de angustia ¿Qué era este sentimiento? Fui al maletero a buscar entre mis cosas con una desesperación que me sorprendió, saqué la cámara que me había acompañado desde hace un tiempo ya que llegué a la conclusión de que si no podía encontrar un significado en mis sueños, lo iba a buscar en la fotografía. Así fue como corrí lo más lejos que pude de donde estaban todos. Creo que por un momento me miraron perplejos ¿Qué estaba haciendo? ¿A dónde iba? Y al alejarme por completo, pude visualizar la escena perfecta y como portada de aquella película mental mi corazón se detuvo y con pulso apenas en mis muñecas, sostuve la cámara e hice la toma. La miré por eternos instantes hasta que una sonrisa y tal vez una lágrima escapaba y se deslizaba por mi mejilla, sobre mi piel consumida en estrés y tiempo.

Corrí de vuelta a donde todos estaban y rieron conmigo, no quería mostrarles la fotografía ahora,  parecían pacíficos, nadie había pronunciado ninguna palabra y temía arruinar esa quietud. Mientras caminábamos mi padre se quedó metros atrás de pie observando una de las montañas. No supe exactamente por qué pero le abracé con fuerza y  le dije con una sonrisa:

-¿En qué momento tú decidiste caminar?

A lo que él respondió: En el momento en el que quise comenzar a vivir.

No me percaté cuando unas lágrimas cayeron por mi mejilla, pero sabía que mi padre sabía por qué estábamos ahí, tal vez él ya había descifrado mis sueños mucho antes que yo y de alguna forma volvió a mostrarme el camino que siempre había buscado.

Aquella noche al volver a casa mi padre no volvió a despertar, pero su lección me había quedado guardada para siempre. Nunca entendí si las visiones de niño habían previsto que aquel día iba a ser el más feliz y a la vez el más triste, pero a partir de ese momento, estaba seguro que lo que quería era caminar para vivir.


Ricardo Antonio Navarro Félix se presenta con su proyecto RN Fotografía que nace en la ciudad de La Paz, Baja California Sur; en el año 2012, para después establecerse en la ciudad de Xalapa, Veracruz, desde el año 2014. Ha tenido la fortuna de documentar diversos eventos de la escena cultural de ambas ciudades, enfocándose principalmente en las artes escénicas. Durante el año 2015, en el transcurso de un viaje al rededor de algunos países sudamericanos tuvo la oportunidad de trabajar para negocios realizando fotografía publicitaria, a la vez que documentaba la mágica experiencia, entre ellas Salar de Uyuni en Bolivia.

Suscríbete a Revista Visor
Recibe las últimas noticias, fotógrafos destacados y próximos eventos y concursos directamente a tu correo electrónico. ¡También recibe descuentos y premios!
Nosotros odiamos el Spam, tu correo no será compartido.
lenabriter
About lenabriter
Creadora de historias y sonrisas, modelo ocasional de mis propias visiones. Adicta a los videojuegos. Mujer de viento y letras de mar.

No Comments

Deja un comentario

Salar, Bolivia por Antonio Fenix
“Detrás de la fotografía y la vida” por Lena Briter