Subir
Image Alt

Revista VISOR

Muere a los 103 años Canito, el fotógrafo taurino que vio morir a Manolete.

La pasada madrugada moría el fotógrafo mas longevo en activo, se llamaba Francisco Cano Lorenza, mejor conocido como Canito y entre su trabajo se encuentran fotos históricas, como la muerte de Manolete.

Cano

La fotografía taurina es muy poco conocida, quizá por el tema del que se trata, no es muy popular por el monótono escenario que maneja, “vista una, vistas todas”, pero lo cierto es que existe, tiene entidad propia e incluso en alguna ocasión vimos que alguna relacionada con el tema recibe un premio.

Francisco Cano (Alicante, 1912) llevaba más de 50 años en Activo, conocido la fama por ser el único fotógrafo que retrato la muerte de Manotee. También fue conocido for retratar a la vamos actriz Ava Gadner,.  El premio mas prestigioso al que puede llegar un fotógrafo taurino es al Premio Nacional de Tauromaquia, que Cano recibiría en 2014, hasta hace unos meses era común verlo en las cuadrillas y callejones de las principales ferias en España, sus cámaras captaron momentos fundamentales en la fiesta de los toros.

La fama le llegó de manera casual cuando en agosto de 1947 se presentó en Linares, donde Luis Miguel Dominguín lo había citado para saldar un reportaje pendiente. En aquella plaza se encontró con Islero, el toro de Miura, y Manolete, la dramática cogida, la agonía y la muerte del torero más importante de aquellos años. Las fotos de Canito sobre el momento de la cornada y del cuerpo amortajado del diestro cordobés dieron la vuelta al mundo y le granjearon popularidad y prestigio.

Cano era un hombre pegado día y noche a su cámara, no triunfó vestido de luces, como hubiera sido su deseo, pero lo hizo al lado de los más grandes siempre con su gorrilla blanca, su baja estatura y su predilección por el arroz de su tierra alicantina y las señoras como señales de identidad, testigo privilegiado y creador de imágenes que han conformado la historia de los toros desde los años cuarenta. El pasado 18 de diciembre cumplió 103 años. Ya no se le veía en las tardes de toros más importantes, pero su obra es muy impresionante y dicen que era un desordenado archivo, una enciclopedia viviente que refleja no solo el devenir de la fiesta de los toros, sino lo más sagrado de la vida social.

Fue fotógrafo de cabecera, confidente y amigo de las más sobresalientes figuras del toreo de los años cuarenta en adelante, se relacionó con lo más destacado del artisteo nacional y extranjero, pudo presumir de haber tenido a Ava Gadner entre sus brazos, de haber llorado a Manolete más que a su propio padre, según su propia confesión, y de emborracharse con el Nobel Hemingway por las calles de Pamplona en las fiestas de San Fermín.

Canito ha sido el representante de una estirpe de grandes fotógrafos que se sentían toreros desde el objetivo de sus cámaras en blanco y negro. Un torero de paisano, pero torero de los pies a la cabeza. Un artista, un profesional, un maestro al que, cumplido ya el centenar de años, se le hizo cumplida justicia con el premio Nacional de Tauromaquia.

foto taurina

Suscríbete a Revista Visor
Recibe las últimas noticias, fotógrafos destacados y próximos eventos y concursos directamente a tu correo electrónico. ¡También recibe descuentos y premios!
Nosotros odiamos el Spam, tu correo no será compartido.
Sobre el autor /

Revista digital de fotografía en español. Noticias, equipo fotográfico, fotógrafos destacados, eventos, concursos y difusión de proyectos.

Publica un comentario