Colabora con revista visor

Back

Pulsión Dinámica: textos de Emmanuel Chávez

La pulsión como un impulso, la dinámica como los hechos y fuerzas que se unen para dar un impulso al sujeto de cometer un acto, con una fuerza para un fin, un fin que satisface la tensión interna, pero la tensión de un fin sexual. Así, René Carlos recrea en su proyecto plástico la proposición del deseo sexual, observado desde la imagen fotográfica, siempre con el anhelo del otro; retomando la metáfora del cuerpo y la imagen como objetos que nos envuelven en un juego del querer ser y hacer.

Son las imágenes, éstas, que nos inmiscuyen y atrapan como fantasmas recreados en posiciones eróticas, posiciones quizá no simplemente sexuales, sino más bien normalmente genéticas para más que la reproducción el placer, de una pareja, dos seres que unen sus cuerpos mediante la copulación de las partes intimas. René nos lleva por un recorrido a través de estas serie fotográfica, como un tercero, como ese voyerista ya bien visto normal por la sociedad cibernética, caminando por el pasillo estrecho a la puerta, donde nos espera el coito, que sube y baja, gira y traslada por la misma cama.

De esta manera, el hecho fotográfico es la consumación de un deseo, la captación compulsiva de un instante. El fotógrafo va siempre tras el objeto de su obsesión que no es más que aquello que tiene enfrente o aquello que ha visualizado en su mente, aún antes de hacer la foto.

Mencionando el autor que cada fotografía es en realidad un deseo “revelado para quien la observa desde el reconocimiento del otro, como sujeto del deseo y del placer, no como objeto de nuestros deseos y nuestros placeres… El deseo es fruto de la distancia, la que nos imponen los otros y el lenguaje. Hay siempre en el hombre un vacío y el deseo siempre tiene algo de inacabado; generando así un diálogo entre lo fugaz, instantáneo y la identidad que se ve perdida en estos espacios (HOTELES) que son habitados/transitados por muchas personas en el día a día.”

Con un matiz de colores cálidos nos inmiscuye al acto “caliente”, más predominante el anaranjado, mediante modelos que se desvanecen pero son captados en el instante, pero no congelados, por eso se desvanecen, porque continúan el movimiento por siempre. Aunque el autor maneja bien estos conocimientos los encuadres son rígidos, comunes, como cámaras que observan como cámaras que graban filmes pornográficos, con buen enfoque pero con falta de visión al acto, más contemplado el entorno, quizá por ser el acto mismo representado, como un deseo -acto- sexual pasajero, que representan esos lugares,esos hoteles.

 

René Carlos López Mendoza, artista visual mexicano; fotógrafo egresado de la Facultad de Artes y Diseño de la Universidad Nacional Autónoma de México y la Academia de San Carlos. Ha presentado su trabajo en distintas exposiciones colectivas, como revistas impresas y digitales internacionales.

 


Envía tu portafolio para ser publicado: editor@revistavisor.com.mx

Comentarios
About the Author /

<p>Revista digital de fotografía en español.<br /> Noticias, equipo fotográfico, fotógrafos destacados, eventos, concursos y difusión de proyectos.</p>