Colabora con revista visor

Back

Valiente Encomienda. Textos de Laura García.

Fiesta patronal: San Antonio Abad.

En San Cristóbal Tepontla, Puebla, cada 17 de Enero celebran al santo patrono de los animales, San Antonio Abad. Esta fiesta patronal está organizada por los mayordomos de la iglesia y los artesanos pirotécnicos del lugar; ellos se preparan para los festejos quince días antes de dar inicio, elaborando piezas con formas de animales gigantes hechas de papel mache y adornados con estructuras de juegos pirotécnicos llamados castillos.

Cuando llega el día de la fiesta, por la mañana se ofrece una misa a San Antonio Abad, posteriormente se asiste a un desayuno colectivo en compañía de los mayordomos. Al terminar, se hace una procesión con la imagen del santo y piezas que representan figuras de animales de ranchería como guajolotes, cerdos, toros y burros.
Una vez que la procesión llega a la iglesia, el padre recibe a San Antonio y a los “animales” con la bendición, dando inicio a la misa. Al finalizar la eucaristía, en la explanada, ya se encuentra un escenario montado, donde grupos musicales de la comunidad comienzan a amenizar la quema de figuras con algún tipo de música como la cumbia, salsa y/o chunchaca.

Las figuras varían en tamaños, desde un cerdo pequeño, hasta un toro gigante; el primero es utilizado para que los niños “lo bailen”, el segundo puede ir en los hombros de entre 3 o más personas, mientras danzan por toda la explanada de la iglesia, salen expulsados en todas direcciones los juegos pirotécnicos. Los “buscapiés” y los “chifladores“, son los juegos que hacen que la fiesta sea más emocionante y llena de adrenalina, ya que todos corren, bailan o saltan fuera del alcance de las luces pirotécnicas; otros prefieren admirar el espectáculo de lejos, mientras brindan con tequila, mezcal y pulque en nombre de “San Toñito”, como algunos le llaman.
La quema de los “castillos” dura alrededor de una hora dejando la pista libre para dar inicio al baile, que durará hasta muy entrada la noche. De los trabajos de pirotecnia dependen 10 familias de la comunidad, este trabajo se ha ido heredando de generación en generación, niños desde pequeños se ven involucrados en el oficio familiar, siendo este trabajo cien por ciento artesanal, pues ellos manipulan la pólvora con sus propias manos; controlando así el nivel de peligro que esto conlleva y creando estructuras impresionantemente coloridas.

La pirotecnia en las festividades.

Se tienen registros de que la pirotecnia fue traída por los españoles en la conquista, para celebrar con cohetes y luces a los santos en su día, sin embargo, en México no existen manuales para aprendices, en realidad estos conocimientos son empíricos y esta actividad es motivada por personas apasionadas por aprender. Los artesanos, cuidan que en cada celebración no se corra ningún riesgo, teniendo gran responsabilidad a la hora de los espectáculos de luces. Existen 19 talleres pirotécnicos reconocidos por la Secretaría de la Defensa Nacional.

Sin duda alguna, está celebración es impactante, divertida y llena de luminosidad; desde el más pequeñito hasta el más grande, se divierten sin temor a nada, conviviendo felices, reafirmando tradiciones y costumbres que marcan la diferencia de región a región, siendo también una fuente de trabajo para las comunidades, manteniendo el  atractivo visual y diferente que caracteriza a las fiestas patronales de cada lugar.

 

Foto: Valiente encomienda © Carmen Sánchez, ganadora en FFIEL 2016 | PHOTOCAR
Puebla – México

Comentarios